jueves, 23 de mayo de 2013

SER DOCENTE COMPETENTE, PARA TENER ALUMNOS COMPETENTES



Toda actividad exige la presencia de un número variado de competencias,

para ser realizada con calidad.” (Zabalza, 2003).


Introducción


En la actualidad el término de competencia se ha puesto en marcha no solo en el campo laboral, sino en el educativo, donde se pretende que los egresados de las escuelas universitarias cuenten con las competencias necesarias para llevar a cabo su trabajo de una forma competente, con ello se busca también combatir las deficiencias académicas que presenta el país.

La globalización está a la orden del día, presentando un ambiente tecnológico más innovador, moderno y comunicativo, por lo que incita a la sociedad lograr integrarse a ello para poder sobresalir en los contextos donde se desenvuelven, lo que nos lleva a la sociedad del conocimiento.

Desarrollo 

Pero, ¿Cómo lograr ser competente?

Los seres humanos por naturaleza somos moldeables, abiertos, expresivos, deseosos, elegimos, rechazamos, convertimos, preguntamos, buscamos soluciones, ayudamos, etc., siempre hemos sido así, algunos los desarrollamos más que otros, es por ello que para lograr ser competente debemos de enseñar a los individuos desde edades tempranas cómo resolver problemas, desarrollar sus habilidades, aptitudes, capacidades, a expandir sus conocimientos, para que conforme vayan pasando su escolaridad logren evolucionar sus competencias cada vez mejor.

Si buscamos educar a nuestros alumnos por competencias, debemos ser docentes competentes y no solo se trata de aplicar contenidos que nos marcan los planes de estudio, sino que amerita mucho más que eso.

Ser un maestro basado en competencias según el autor Philippe Perrenoud (2004) en “Diez nuevas competencias para enseñar”, significa:

1.       Organizar y animar situaciones de aprendizaje: Tener una organización de las situaciones de aprendizaje que utilizaremos con nuestros alumnos según su nivel de estudios, nivel de desempeño, capacidades, contexto, habilidades, etc., estos aspectos son importantes para que nuestras clases sean verdaderamente significativas.

2.       Gestionar la progresión de los aprendizajes: Tomar en cuenta sus dificultades, sus  errores, lo que saben y lo que esperan saber, regularan lo que como maestro debemos tomar en cuenta para enseñar en base a los objetivos que se buscan lograr.

3.       Elaborar y hacer evolucionar dispositivos de diferenciación: Mantener una atención a la diversidad que tenemos en el aula, conocer sus características, fomentar el apoyo mutuo entre compañeros, estimular la cooperación y resolución de problemas facilitando el aprendizaje entre ellos.

4.       Implicar a los alumnos en sus aprendizajes y su trabajo: Enseñar a los alumnos el sentido de las actividades, que conozcan qué se pretende lograr con ello, cómo pueden alcanzar ese objetivo y evaluarlo en conjunto, de esta manera ellos estarán participando en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

5.       Trabajar en equipo: Un docente competente, acepta trabajar en equipo con el resto del colegiado, ya que sabe que en conjunto pueden resolver los problemas que se presenten, logran aprender más y se mantiene un clima agradable en su trabajo.

6.       Participar en la gestión de la escuela: Tiene que fomentar la participación de los padres de familia, alumnos, directivos, colegiado para la realización de proyectos en común con el fin de beneficiar la escuela. Para ello debe empezar con su propia participación.

7.       Informar e implicar a los padres: Tener una comunicación y relación respetuosa e informativa con los padres de familia en la construcción de conocimientos de los alumnos.

8.       Utilizar las nuevas tecnologías: El docente competente debe saber relacionar las nuevas fuentes de información, comunicación y tecnologías (TICs) con los contenidos y objetivos a favorecer, ya que facilita más el trabajo y llama más la atención de los alumnos.

9.       Prevenir la violencia en la escuela y en la ciudad: Tener el conocimientos de los problemas sociales que se viven en su comunidad ,en el centro de trabajo y en aula, para mantener las reglas sociales y morales  que regulen las conductas de los alumnos, favoreciendo sus relaciones sociales.

10.   Organizar la propia formación continua: Un docente competente sabe, que lo que sabe no es suficiente, y se mantiene actualizado, asistiendo a cursos, diplomados, sigue estudiando constantemente e invita a sus colegas a mantenerse preparados.   

Podemos leer y comprender lo anterior, pero es importante analizar cada una de las competencias que menciona Perrenoud, ya que cada vez que completemos una lectura, nos daremos cuenta de cuáles son las debilidades que podemos tener como docentes, por otro lado podemos identificar las competencias que hemos desarrollado progresivamente para ser un docente competente que buscan egresar a alumnos a competentes.

 
 
 Autor: Irma Saucedo González
 




Referencia bibliográfica

Perrenoud (2004). Diez nuevas competencias para enseñar. Recuperado el 18 de mayo de 2013, Plataforma UVM:



Zabalza (2003). Competencias docentes del profesorado universitario. Recuperado el 19 de mayo de 2013, Plataforma UVM:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada